Aplazar pago de impuestos, medida global

El gobierno de México consideró dentro de sus actividades esenciales ante la pandemia del coronavirus Covid-19 el cobro de impuestos, siendo abril el mes de declaración anual de personas físicas, esto a pesar de que para otros países la fiscalización no fue señalada como prioritaria.

Rohit Kumar, líder y director de servicios de política tributaria de PwC, explicó que un ejemplo de esto son las medidas que tomó el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de posponer un mes el cobro de impuestos, para que las empresas mantuvieran la liquidez y con ello el pago de salarios a sus trabajadores.

“Las personas necesitan vivienda y alimentos, y en la medida en que necesiten más de éstos, deben tener fondos para eso (…) ciertamente es una política que hemos visto adoptada en los Estados Unidos. Otros países de todo el mundo están adoptando enfoques similares, y aunque no estoy familiarizado con los detalles del movimiento de todos los demás países, sé que muchas naciones están abordando este problema de manera similar”, comentó el especialista.

Para el próximo 5 de abril se espera que el presidente Andrés Manuel López Obrador anuncie las medidas para apoyar la economía del país ante el coronavirus, donde el sector privado pide que considere esta propuesta de postergar la fiscalización, ¿Lo tomará en cuenta?

Violación al Estado de derecho

Luego de que se hiciera pública la declaración de la emergencia sanitaria por el Covid-19, permanecen las dudas sobre lo que esto implica para las empresas y los trabajadores.

El despacho De la Vega & Martínez Rojas señaló que referir la suspensión como causa de “fuerza mayor” busca dejar sin efecto la fracción VII que se incorporó al Artículo 427 en la Ley Federal del Trabajo luego de la Reforma de 2012, la cual prevé las consecuencias de una suspensión de labores derivada de una contingencia sanitaria.

Desde entonces, la ley señala que ante la suspensión de labores derivada de una contingencia, “el patrón no requerirá aprobación o autorización del Tribunal y estará obligado a pagar a sus trabajadores una indemnización equivalente a un día de salario mínimo general vigente, por cada día que dure la suspensión, sin que pueda exceder de un mes”, por lo que De la Vega & Martínez Rojas –en voz de los abogados Óscar de la Vega y Ricardo Martínez Rojas– señaló que el Decreto Presidencial que pretende obligar el pago de los salarios sin la prestación de servicios, carece de fundamento legal e implicaría una violación al Estado de derecho.

Cabe destacar que esta modificación a la Ley Federal del Trabajo se integró para respaldar tanto a patrones y trabajadores en casos de contingencia y luego de las graves consecuencias económicas y sociales que dejó la epidemia de la influenza AH1N1 en 2009.

Boeing pone su grano de arena

Hace poco le informamos que la productora de calzado y ropa deportiva Nike se preparaba para producir diseños para apoyar a médicos y enfermeras; ahora Boeing anunció que comenzará a utilizar sus capacidades de impresión 3D en varias unidades en Estados Unidos para fabricar protectores faciales para ayudar a proteger a quienes están en la primera línea de combate al virus.

“Nuestro objetivo inicial de producción es producir miles de protectores faciales por semana seguidos de aumentos de producción posteriores”, informó la empresa que encabeza Dave Calhoun.

La productora de aviones también informó que han ofrecido el uso de su Dreamlifter, una de las aeronaves de carga más grandes del mundo, para ayudar a transportar suministros críticos y de urgencia a los profesionales de la salud. Bien por ellos.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.

Artículo de opinión publicada en El Financiero, sección Opinión / De Jefes por Redacción