Reforma laboral, duda permanente para sindicatos de EU

Las organizaciones sindicales en Estados Unidos ven un lento proceso en la implementación de la reforma laboral en México, pues consideran que ni siquiera hay un avance significativo en la legitimación de los contratos colectivos de trabajo.

Al cumplirse el primer año de la promulgación de la reforma laboral en México, cuyos ejes centrales fueron: terminar con los contratos de protección, transitar a un nuevo sistema en la impartición de justicia y ejercer la libertad sindical; las organizaciones sindicales en Estados Unidos ven un lento proceso en la implementación, pues ni siquiera hay un avance significativo en la legitimación de los contratos colectivos de trabajo y esperan que a partir del primero de julio de 2020 inicie el verdadero respeto a los derechos laborales.

En entrevista, Ben Davis, director de Asuntos Internacionales de United Steelworkers, dijo que en principio “es importante reconocer que el gobierno con mucha razón ha resistido las presiones de algunas empresas y políticos norteamericanos para reabrir prematuramente las empresas no esenciales, y también las exigencias de algunos empresarios y dirigentes charros de volver al pasado con “pactos” cuyo intento es aprovechar la crisis para debilitar los derechos laborales”.

“Nos preocupan no solamente la ola de violaciones reportadas contra la salud, la seguridad, y los derechos colectivos de las y los trabajadores en México (igual que en los Estados Unidos, Canadá y muchos otros países), sino la lenta implementación de las reformas laborales”, dijo Davis.

Davis, quien ha dado puntual seguimiento a los cambios laborales, así como al proceso de negociación sobre el acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá en el T-MEC, comentó que va muy lenta la “legitimación de los contratos colectivos, hay una falta de transparencia de esos documentos, y la resolución de graves violaciones pendientes por muchos años”.

El director de Asuntos Internacionales de United Steelworkers, dijo que confían en que en medida que México vaya superando esta crisis de la pandemia del coronavirus, “y con la implementación de los mecanismos laborales del T-MEC a partir del 1 de julio, será posible fortalecer los derechos democráticos de las y los trabajadores mexicanos y mejorar sus salarios”.

Cabe señalar que Esteban Martínez, titular de la Unidad de Enlace para la Reforma al Sistema de Justicia Laboral de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), sostuvo que a un año de los cambios a La Ley Federal del Trabajo la legitimación de contratos colectivos de trabajo existentes en el país es prácticamente nula, apenas se han validado 162 contratos de por lo menos 80,000 existentes en todo el país.

Todos los sindicatos deben cumplir con este ordenamiento aprobado en la reforma laboral de 2019, pues si bien aún tienen tres años para cumplir, “estamos muy bajos en las legitimaciones”, dijo Martínez.

Al respecto, Óscar de la Vega, socio de la firma D&M, comentó que Estados Unidos estará observando muy de cerca cómo actúa México respecto a la implementación de la reforma y que la emergencia sanitaria del coronavirus no afecte el proceso que ya está previsto en una especie de cronograma.

Organizaciones sindicales de la UNT se pronunciaron porque haya un acuerdo nacional, no sólo para atender el desempleo que se desencadenará como consecuencia de la pandemia, sino para avanzar el los cambios laborales impuestos en la reforma laboral.

Nota publicada en El Economista, sección Empresas por María del Pilar Martínez