Piden a legisladores no generalizar malas prácticas en el outsourcing

Nota publicada en El Sol de México, sección Sociedad por Bertha Becerra.
Lea la nota en su fuente original

El abuso en la depredación del salario, es lo que llevó al gobierno federal a presentar la iniciativa que prohíbe de manera general la subcontratación

El abuso en la depredación del salario, es lo que llevó al gobierno federal a presentar la iniciativa que prohíbe de manera general, la subcontratación u outsourcing, consideran las centrales obreras CTM, CROC y especialistas en Derecho Laboral.

Y tanto la Confederación de Trabajadores de México (CTM), como la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), se manifiestan a favor de la iniciativa presidencial que envió a Cámara de Diputados, en el sentido de combatir las malas prácticas de esta figura de subcontratación laboral.

El líder de la CTM, el senador Carlos Aceves del Olmo, considera que también debe darse un análisis legislativo, antes de aprobarse por el pleno de los diputados, “pues existen muchas empresas que cumplen con sus pagos y obligaciones de seguridad social y, de cierta forma, han permitido en los últimos 10 años una mayor generación de empleos”.

La propuesta de modificación de varios ordenamientos, tiene un objetivo benéfico para vigilar y garantizar los derechos laborales. “En ese sentido, los sindicatos de la CTM la apoyan; pero debe dejar claro que no se trata de una eliminación generalizada de esta figura del outsourcing, sino de una mejor regulación y exhorto formal de operar en el marco de la ley y de cumplir con todos los requerimientos”.

Puntualiza el secretario general de la CTM: “sí los empresarios piden se dé una aplicación gradual, deben ser escuchados y atendidos por los diputados y senadores, a fin de que no sea pretexto para despedir trabajadores, sobre todo en estos momentos tan complicados para la economía mexicana”.

Para el dirigente de la CROC, el diputado Isaías González Cuevas, la iniciativa del Presidente de México, “pone fin a la fiesta de las outsourcing al derogar varios artículos de las Leyes Federal del Trabajo, del Seguro Social, Infonavit, del Código Fiscal de la Federación, del ISR y del IVA, para terminar con la simulación y abuso de los malos patrones”.

Con esta reforma estarán bien vigiladas las empresas para evitar que violen los derechos de los trabajadores y sus obligaciones fiscales.

Recordó que desde 1990 en México opera la figura de la subcontratación u outsourcing. “Es una herramienta de la que se abusó mucho y cada día más y más”.

La iniciativa presidencial lo que prohíbe de manera general es la subcontratación. Esa es la regla general: ninguna empresa puede subcontratar ningún tipo de servicio que involucre la transferencia de personal de una empresa a otra.

Salvo en aquellos casos que en los que la actividad que vaya a desarrollar el trabajador o los trabajadores subcontratados no esté directamente relacionada con la actividad principal de la empresa o con su objeto social, afirma el abogado Héctor de la Cruz.

Se trata de los esquemas de insourcing, dentro del mismo grupo empresarial. Explicó que hay empresas operativas y otras que son solamente prestadoras de servicios. Y éstas últimas, sí tienen un problema.

En el país, es muy común ver que hay empresas que no tienen un solo trabajador y son las que generan toda la utilidad. A los trabajadores los tienen en la empresa de servicio, con prestaciones bajas, sin percibir PTU o reparto de utilidades, sin tener las mismas prestaciones de los trabajadores de la empresa operativa.

Y ese abuso, esa depredación del salario es lo que lleva al gobierno a presentar esta iniciativa, dijo el especialista en Derecho Laboral del despacho De la Vega & Martínez Rojas.

Refiere que esta iniciativa tiene que discutirse en el Congreso y lo recomendable es que debe haber una distinción clara en cuál es la subcontratación buena y cuál es la mala.

Sobre las sanciones e incluso penas de prisión, puntualiza:

“Las multas pueden ir desde las dos mil hasta las 50 mil UMAS. Esto es más de 4 millones de pesos, puede exceder la multa más alta, en caso de no cumplir con las nuevas normas”.