Noticias relevantes en materia de derecho laboral.

¿Cuáles son los principales retos del Poder Judicial para México en el próximo sexenio?

26 de octubre de 2018

Nota publicada en El Economista el 25 de octubre de 2018

Los retos del Poder Judicial en el sexenio de Andrés Manuel López Obrador

Convocamos a algunas de las mentes más lúcidas sobre asuntos jurídicos y judiciales en México para consultarles los que, a su juicio, serán los principales desafíos en la materia durante el gobierno de López Obrador, que se iniciará el 1 de diciembre de 2018.

Aquí están las voces de Sergio López Ayllón, Eliseo Rosales, Pedro Salazar Ugarte, José Luis Caballero, Enrique Larios, Ricardo Martínez Rojas y Claudio Martínez Santistevan, quienes alertan sobre la autonomía, la transparencia y la meritocracia en el Poder Judicial, la justicia transicional o la aplicación de la reforma a la Ley Federal del Trabajo.

Dr. Sergio López Ayllón

  • Director general del CIDE y profesor investigador de la división de estudios Jurídicos.

El Poder Judicial va a cambiar de presidente en diciembre, habrá un nuevo presidente de la Corte y habrá que esperar cuál es la visión que tiene el nuevo presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

yo diría que los desafíos son los de siempre; es decir, mantener y preservar su autonomía, que tengamos en el país una justicia pronta, expedita, eficaz.

El reto no es menor, es enorme y yo confió en que el nuevo presidente de la Suprema Corte de Justicia de , pues va a tener muy en mente las necesidades de justicia que tiene el país.

Dr. Eliseo Rosales

  • Politólogo y abogado.

Los retos son varios y los pongo en orden de importancia:

I) conservar y aumentar  la autonomía del poder judicial, frente al poder ejecutivo y sus mayorías legislativas, incluye estabilidad en el empleo, profesionalización, salarios y libertad para resolver los asuntos judiciales, sin presiones y consecuencias políticas.

II) desahogar los procesos judiciales conforme al nuevo marco legal propuesto en la estrategia de pacificación del nuevo gobierno (justicia transicional).

III) mecanismos claros y expeditos para la reparación del daño a las víctimas de la violencia que incluya indemnizaciones justas y suficientes, así como garantías de no repetición.

iv) construir el entramado jurídico a partir del juicio de amparo para castigar los hechos de corrupción, estipulado en la reforma del 2015.

En suma la solidez y eficiencia del poder judicial serán puestas a prueba por las exigencias ciudadanas.

Dr. Pedro Salazar Ugarte

  • Director del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

Hay que pensar los poderes judiciales en plural, porque también hay que pensar en los estatales y hay que mirar con mucha seriedad y dar un seguimiento puntual a lo que está pasando en materia del poder judicial federal.

Yo creo que hay medidas y mecanismos que tienen que tomarse para mejorar el funcionamiento del poder judicial, para transparentar su función, para dotarlo de mayor credibilidad y legitimidad de cara a la ciudadanía.

Los jueces tienen una responsabilidad fundamental, no sólo en el equilibrio entre los poderes sino en el combate a la impunidad y en el garantizar justicia a las personas.

Creo que ahí tenemos problemas serios que tienen que transformarse. Hay un estudio de Julio Ríos Figueroa sobre el tema del déficit meritocrático en el poder judicial en el que evidencia que no es el mérito sino las relaciones personales y familiares las que van determinando quiénes ocupan los cargos jurisdiccionales en el país.

Bueno, ése es un rezago enorme que tenemos que transformar garantizando que el acceso y el ascenso al interior del poder judicial dependa del buen desempeño, del mérito y la preparación de las y los juzgadores.

No lo hemos logrado. La reforma de 1994-1995 en ese sentido se ha quedado incompleta. Es una reforma que tiene que profundizarse y sin duda lo tenemos que hacer pronto porque si no no vamos a tener un estado de Derecho.

Dr. José Luis Caballero

  • Vocero de la Comisión de Selección del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción.

El poder judicial tiene que seguir fortaleciendo las instituciones del Estado de Derecho, creo que con independencia del partido que esté representado en el Congreso o en el Ejecutivo, eso lo han manifestado también las altas cabezas del poder judicial.

Lo que sí es que tiene que haber una renovación en términos de austeridad y de la recomposición del diseño institucional en muchas de sus áreas y de cómo los recursos se ejercen en el poder judicial. Es necesario también que haya mucha más meritocracia, eso lo ha dicho la academia, la sociedad civil.

Dr. Enrique Larios

  • Presidente del Colegio de Profesores de Derecho de la UNAM.

El pueblo de México, por la vía pacífica ha expuesto la necesidad de que las cosas se hagan de forma distinta en este país. espera el Poder Judicial de la Federación hacer realidad los derechos humanos que consagra el texto constitucional y los tratados internacionales, demostrar a la ciudadanía que es posible tener una República libre de impunidad y con juzgadores independientes que resuelvan siempre con apego a derecho y no por consigna política o económica.

Se espera que su labor, valiosa e imprescindible para el Estado de Derecho sea desempeñada por vocación de servicio y justicia, esto es que los titulares de ese poder sean capaces de sumarse a la austeridad; disminuir altos sueldos y prestaciones tiene como objetivo cambiar las condiciones de miseria de muchos mexicanos sin posibilidades de empleo, alimentación, admisión en servicios educativos y de salud.

Finalmente, es deseable que las nuevas reflexiones del alto tribunal en materia laboral se traduzcan en interpretaciones progresivas, que ceñidas al principio de justicia social permitan a los trabajadores el ejercicio pleno de sus derechos individuales y colectivos, el acceso a la justicia y la posibilidad de elegir y desarrollar un proyecto de vida.

Dr. Ricardo Martínez Rojas y Lic. Claudio Martínez Santistevan

  • Socios fundadores de la Vega Martínez Rojas.

A raíz de la reforma constitucional en materia del trabajo del 24 de febrero del 2017, que obliga que la justica laboral sea parte del Poder Judicial, existen grandes retos a los cuales el Poder Judicial de nuestro país se va a enfrentar en un corto y mediano plazos. Estos retos pueden categorizarse tanto en retos prácticos como retos ideológicos.

En primer lugar, será la organización y creación de los tribunales del trabajo que traen aparejada la inmensa tarea de crear materialmente los nuevos tribunales del trabajo; por otra parte, capacitar y adiestrar a los nuevos aplicadores de la justicia del trabajo en la materia tanto en sus principios y directrices. Por otro lado, el poder judicial posiblemente tendrá la tarea de atraer los asuntos ya existentes a sus sedes, dependiendo de las normas transitorias que se vayan a expedir en la reforma a la Ley Federal del Trabajo.

En cuanto a los retos de carácter ideológicos el Poder Judicial tendrá que cambiar por completo la manera de administrar justicia, ya que como es bien sabido, los tribunales del Poder Judicial son de estricto derecho, lo que significa que estos tribunales tienen una imperante necesidad y obligación de buscar justica entre iguales; sin embargo, la justicia del trabajo deviene de los derechos denominados “sociales”, lo que significa que el juzgador no se encuentra entre iguales, ya que la tarea del juzgador es buscar la equidad entre éstos, buscar una igualdad jurídica ante la desigualdad de hecho entre las partes.

El poder judicial tendrá la tarea de cambiar la manera estricta de impartir justicia, esto con la finalidad de no atentar contra la naturaleza misma de la materia del trabajo que actualmente tiene como fundamentos proteger a la clase trabajadora e indagar la verdad real de las cosas para buscar un sistema de justicia con un carácter más social.

 

 

Lea la nota en El Economista