Avanza México en derechos laborales, pero falta mejor sueldo

Nota publicada el 1 de julio de 2024 en elnorte.com sección Negocios, por Verónica Gascón. Mención: Oscar De la Vega.

Compartir

Avanza-Mexico-en-derechos-laborales

A cuatro años de haber entrado en vigor el T-MEC y con ello, el Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida, hay un reconocimiento del derecho de los trabajadores en México a organizarse en un sindicato.

Sin embargo, eso no se ha traducido en una mejora generalizada de sus condiciones laborales respecto a las remuneraciones que se pagan en las empresas establecidas en Estados Unidos o Canadá.

Cerrar la diferencia que hay entre un salario en México y otro que se gana en Estados Unidos o Canadá tardaría 50 años, manifestó Héctor de la Cueva, coordinador del CILAS y asesor del Sindicato Independiente de Trabajadores y Trabajadoras de la Industria Automotriz (SINTTIA).

“El balance del Tratado en lo laboral no sólo tiene que ver con el Capítulo 23, que vino a reforzar el tema de la libertad sindical de manera importante y eficaz, sino que hay un problema: a pesar de los avances de libertad sindical, todavía no se traduce en la reducción de la brecha de los estándares laborales en los tres países.

“Uno de los motivos por los cuales se favoreció que hubiera más libertad sindical era en el supuesto que esto iba a permitir combatir el dumping social, es decir, la ventaja comparativa de México con respecto a sus bajos salarios y bajos estándares laborales frente a los que hay en Estados Unidos y Canadá y visto así estamos muy lejos de que se haya cumplido”, subrayó.

A través del Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida del T-MEC, se han presentado 24 quejas laborales y dos paneles: el de la Mina San Martín, ya resuelto, y el de Atento, que está abierto.

Se espera que en la revisión del Tratado en 2026, el uso de este instrumento se ponga a discusión.

Pablo Franco, abogado laboral y asesor de la Liga Sindical Obrera Mexicana, organización que ha interpuesto varias quejas laborales, consideró necesario que el Mecanismo se refuerce porque en algunos casos sí ha logrado revertir las violaciones a los derechos colectivos.

“Tenemos un clima generalizado de violación de derechos colectivos.

“En el caso de México, es muy importante que las empresas conozcan su obligación de mantenerse neutral respecto al ejercicio de la libertad sindical”, subrayó Franco.

De la Cueva ejemplificó que el SINTTIA ha conseguido de los incrementos más altos en la industria automotriz, con General Motors (9.7 por ciento), después de que se resolviera la queja en su contra.

Presionadas

Para el sector patronal, el Mecanismo ha funcionado como un instrumento de presión, además de que genera un daño reputacional para las empresas.

“De las quejas que ha habido, hemos detectados que hay ONGs mexicanas o sindicatos americanos que están abusando de la figura.

“Es decir, que tiene agenda o que en los tribunales laborales mexicanos no ha avanzado la demanda como creen y esto se ha convertido en un fast track de presión para las empresas”, dijo Ricardo Barbosa, presidente de la Comisión Laboral de Coparmex.

Óscar de la Vega, abogado laboral, coincidió en que la falta de regulación del Mecanismo de Respuesta Rápida ha generado que los trabajadores lo utilicen como un mecanismo de presión a las empresas con la finalidad de obtener beneficios económicos en lo individual.

“El Gobierno mexicano debe buscar la manera de acotar y/o reglamentar el uso de este a violaciones específicas y, sobre todo, regular el proceso interno de investigación con la finalidad de que exista transparencia y certeza para las empresas y las personas trabajadoras con relación a los tiempos y pasos específicos en cada caso”, manifestó.

En tres años que lleva el SINTTIA, como sindicato en esa empresa, ha logrado mejorar en más de 30 por ciento las condiciones laborales y eso es muestra de la efectividad de las quejas laborales, dijo De la Cueva.

Artículos relacionados

Noticia del día

La belleza del conflicto

En el desarrollo de las relaciones laborales es inevitable enfrentar puntos de conflicto, pero con una estrategia enfocada en el trato digno, el involucramiento de todas las partes en el diseño organizacional y negociaciones basadas en la productividad se puede lograr un esquema de beneficios integral.