Negociaciones salariales registraron su mejor desempeño anual en dos décadas

El incremento salarial de los trabajadores sindicalizados alcanzó su mejor nivel desde el 2001. La desaceleración en la inflación, la legitimación de contratos colectivos, el activismo sindical y la escasez de talento son factores que explican el fenómeno.

Nota publicada el 12 de enero de 2024 en el www.eleconomista.com.mx, sección Capital Humano. , por Gerardo Hernández.

Compartir

maquiladora_electronicos_reuters.jpg_185051853

Las revisiones salariales en la jurisdicción federal tuvieron un crecimiento real de 2.0% en 2023 y con ellos se ubicaron en su mejor nivel desde 2001 (2.3%), de acuerdo con datos de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS). En todos los meses, las remuneraciones contractuales mantuvieron incrementos en términos reales; es decir, el balance entre el ajuste nominal y el efecto inflacionario.

El año pasado, el incremento nominal promedio fue de 7.6%, las mejores negociaciones se observaron en enero (10.2%), abril (10.0%) y noviembre (11.6%), este último, fue el aumento nominal más alto desde noviembre del 2000.

“A nivel Bajío y Norte encontramos la compensación más agresiva. Aquí comprobamos la ley de oferta y demanda, los tabuladores del personal sindicalizado se han tenido que acelerar por el crecimiento del salario mínimo, una presión sindical importante por la legitimación de los contratos colectivos y una tendencia del mercado por negociar los contratos al alza, especialmente en zonas de alta demanda”, expuso Rocío Hernández, directora de Consultoría en Compensación de AON México.

Antes del reporte positivo del 2023, las remuneraciones de los trabajadores sindicalizados sumaron dos años consecutivos con decrementos en términos reales debido al contexto inflacionario. El balance de 2021 fue de -0.5% y el 2022 finalizó con una disminución real de -1.8%, la peor cifra desde 1996.

Para Carlos Ramírez, director de Desarrollo de Integralia Consultores, el crecimiento real de los salarios se explica por una combinación entre el descenso de la inflación y aumentos nominales que se mantuvieron elevados.

“Si desmenuzamos por sectores, vemos crecimientos mayores. Si vamos a los datos del sector maquiladora, vemos crecimientos arriba del 5% en términos reales. Hay vientos a favor en materia salarial, además, el aumento del salario mínimo, ha tenido un efecto espejo en el resto de las negociaciones salariales. Un segundo factor que incide es la escasez de mano de obra que se vive en algunas regiones del país”, apuntó el especialista.

En la jurisdicción federal se realizaron 2,957 revisiones salariales a lo largo del 2023, en ellas participaron poco más de 2 millones de trabajadores sindicalizados, esto implica un grupo de 227,638 trabajadores más de los que fueron beneficiados en 2022 de los incrementos en las remuneraciones contractuales.

De acuerdo con un análisis de D&M Abogados, en el primer trimestre del 2023, las negociaciones salariales estuvieron casi tres puntos por arriba del nivel de inflación. Para Blanya Correal, directora de la División de Ingeniería Laboral de la firma, la recuperación de los salarios contractuales pudo haber estado ligada con los últimos plazos para legitimar contratos colectivos.

Otro factor pudo ser la presión de los sindicatos independientes. “Algunos sindicatos confederados tomaron personalidad como si los hubiese poseído uno independiente”.

Y aunque lograr incrementos salariales superiores a la inflación es algo positivo para los trabajadores, la especialista consideró que se trata de un fenómeno que debe reflexionarse. “El elemento preocupante para mí es ¿qué tan sostenible es este proceso? Porque si el primer año me piden un anillo de diamante, el segundo año, un collar de diamante, para el tercer año ya no sé qué cosa de diamante me van a pedir para mantener la aceptación de los trabajadores”.

En ese sentido, Carlos Ramírez opinó que pese al buen pronóstico para los incrementos salariales en 2024 a consecuencia de una tasa de desempleo baja y un nuevo incremento del salario mínimo, este desempeño en las revisiones salariales no será sostenible si la productividad no incrementa.

“Las empresas han podido adaptarse a aumentos salariales superiores, pero claramente han sido incrementos casi por decreto, el eje rector de estas presiones salariales, en buena medida ha sido la decisión del gobierno federal de elevar el salario mínimo, pero no considerando los factores que impulsan incrementos sostenibles en el tiempo como la productividad”, afirmó el especialista.

En un informe regional, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) destacan que la desaceleración de la inflación en 2023 incidió en un crecimiento real de los salarios medios, aunque sólo fueron cuatro países los que mostraron una mejoría en este renglón (Brasil, México, Perú y Uruguay)

“Pese a la caída de la inflación, los salarios medios reales muestran evoluciones diversas. De los 11 países considerados con información disponible, siete registran una contracción y cuatro exhiben un aumento del salario medio real en el primer semestre de 2023”, destacan los organismos internacionales en su informe Coyuntura Laboral en América Latina y el Caribe.

Perspectivas de incremento salarial en 2024

La última Encuesta de compensación de AON prevé un incremento salarial promedio de 8.8% para el personal sindicalizado en 2024. La mitad de las negociaciones se realizarán en los primeros meses del año.

“Conforme van pasando los meses, los datos (de incrementos) van al alza. Estamos hablando de incrementos en 2024 cerca del 9 por ciento. Hay organizaciones que efectivamente están trabajando con un 5% o menos, pero ya vemos dos dígitos y están cambiando para sindicalizados, antes hablar de dos dígitos era equivalente a 10%, hoy escuchamos 20% en algunos casos. También las legitimaciones de contratos colectivos han dado sorpresas”, señaló Martha Hernández, directora de Consultoría en Capital Humano de AON México.

Las regiones del Bajío (8.8%) y Norte del país (9.0%) son las zonas donde se proyectan los incrementos salariales promedio más altos entre la fuerza laboral sindicalizada. En estas regiones hay empresas que proyectan crecimientos nominales máximos de entre 13.0 y 17.2 por ciento.

“Depende la zona donde estemos si el porcentaje es manejable o no. Hay que acotar muy bien estas cifras y ser muy responsables al manejarlas, porque cada organización tiene un contexto distinto”, subrayó Martha Hernández durante la presentación de la encuesta.

Por otra parte, las industrias de autopartes y automotriz, con ajustes promedio de 9.2% lideran las proyecciones en 2024, en este sector, hay compañías que estiman un incremento nominal de hasta 20.0 por ciento.

Artículos relacionados

Noticia del día

Escasez de talento, determinante para éxito del nearshoring

Aún sin la relocalización de empresas en el país, el mercado laboral ya está marcado por una escasez de perfiles especializados y una alta rotación en algunos sectores, y esto es sólo un aspecto que deben considerar las compañías que desean reubicarse aquí.