¿Qué pasa después de la huelga?

“El gran desafío que hoy vivimos en México tiene que ver con la concepción romántica que pueden llegar a tener los colaboradores sobre la huelga, pues en medio de las arengas sindicales se pueden destruir las posibilidades económicas de todos, incluso de los trabajadores mismos”.

Nota publicada el 20 de febrero de 2024 en el www.eleconomista.com.mx, sección Capital Humano, por Blanya Correal Sarmiento.

Compartir

audi_huelga_puebla_reuters.png_554688468

De acuerdo con las cifras del Centro Federal de Conciliación y Registro laboral, en 2023 se presentaron 17% más emplazamientos a huelga que el año anterior, y todas las tendencias parecen indicar que en 2024 veremos cada vez más que los sindicatos usarán este modelo de “invitación” a revisar el CCT

¿Qué quiere decir esto? Que la probabilidad de enfrentar una crisis laboral está cada vez más cerca. Con lo cual, la necesidad de reforzar la preparación para prevenirlas y manejarlas es fundamental. Pero una vez en la crisis, lo más importante es conducirla de forma tal que su costo e impacto sean realmente una inversión para la transformación y la mejora de las relaciones laborales.

Terminar un conflicto con un incremento que favorece sólo a una de las partes es la mejor estrategia para comprar un infierno en la administración de ese mismo acuerdo, pues el “vencido” siempre buscará reparar su daño. Es por eso que después de muchas huelgas vemos cómo la relación queda tan tensa que, aunque acaba la paralización de labores, el conflicto continúa.

Es preocupante escuchar, después de una revisión de CCT, que las áreas laborales celebren cerrar abajo del presupuesto. O viendo la otra cara de la moneda, es igualmente preocupante ver sindicatos que celebran el “estrangular” el presupuesto de la empresa.

Al final, cualquiera de las dos posturas implica que no existe un criterio justo en la negociación y mucho menos confianza. Lograr que los acuerdos sean transparentes, bien intencionados y sostenibles será el elemento que puede lograr que la siguiente revisión fluya en paz.

» 2. Todo lo que digas en la crisis será usado después

Ésta es una realidad de la que hay que estar conscientes, pues la gente está aún más sensible después de una huelga. De esta manera, hay que aprovechar para comunicar mucho más y de esta forma lograr mayor conciencia entre los trabajadores sobre la realidad de la empresa, la relevancia de mejorar la productividad y las ventajas de trabajar en un buen ambiente laboral.

A futuro, esto va a generar mucha mayor conciencia antes de arriesgarse a otro estallamiento. Esto no es sólo un tema de presión económica por la falta de pago del salario, va mucho más allá, pues la reactivación de labores es la mejor oportunidad para volver a establecer reglas del juego que mejoren la forma de trabajar e incluso la cultura de la empresa.

» 3. El terreno que ganes en la crisis será la base para lo que pase después

Es natural que después de un par de semanas de paro, los trabajadores se enfoquen en resolver su situación económica personal, con lo cual el contactarlos será cada vez una tarea más complicada. Por eso, las redes y el nivel de contacto a través de los mandos medios se vuelven claves; aunque lo primero será asegurarse que estos mismos líderes se sientan conectados y cuidados por los directores de la empresa.

A nadie le gusta el conflicto, o al menos es algo que a la mayoría de los seres humanos nos moviliza a resolver. Sin embargo, tenemos que estar conscientes de que enfrentaremos años mucho más agitados en términos de reclamos colectivos y negociaciones sindicales más desafiantes.

Todo esto es parte de la madurez que ganaremos posterior a la reforma laboral, por eso la preparación y educación de las dos partes será materia clave para lograr que como país salgamos lo menos dañados y –ojalá– más fortalecidos posible.

Artículos relacionados

Noticia del día

La belleza del conflicto

En el desarrollo de las relaciones laborales es inevitable enfrentar puntos de conflicto, pero con una estrategia enfocada en el trato digno, el involucramiento de todas las partes en el diseño organizacional y negociaciones basadas en la productividad se puede lograr un esquema de beneficios integral.